frases divertidas



profile city graphic photo: City Of Love heart322227qg.gif
the girl next door


Eliakim city graphic photo: City Of Love heart322227qg.gif
I'm a relatively good girl. I don't eat my veggies. I have an absolutely sweet tooth and I like chocolates and candy floss although they make me look kiddish most of the time. I absolutely adore babies and toddlers and I often go gaga over them.

underline italic bold
musiccity graphic photo: City Of Love heart322227qg.gif
scream out loud


archives
gone with the wind

abril 2010
mayo 2010
junio 2010
julio 2010
agosto 2010
septiembre 2010
octubre 2010
noviembre 2010
diciembre 2010
enero 2011
febrero 2011
marzo 2011
abril 2011
mayo 2011
junio 2011
septiembre 2011
enero 2012
septiembre 2012
octubre 2012
noviembre 2012
diciembre 2012
enero 2013
julio 2013
you can found me here

your links go here,
https://www.facebook.com/perfecteuphoria city graphic photo: City Of Love heart322227qg.gif city graphic photo: City Of Love heart322227qg.gif city graphic photo: City Of Love heart322227qg.gif city graphic photo: City Of Love heart322227qg.gif
drumrolls
take a bow

Designer
Colours / Headers
Icon
city graphic photo: City Of Love heart322227qg.gif

miércoles, 12 de enero de 2011
  • El coste de oportunidad

    Todo supone un coste de oportunidad, o eso dicen los economistas. La vida se construye sobre innumerable decisiones, “síes” y “noes” que constituyen la cotidianeidad de cada día y que, sin a penas darnos cuenta, se convierten en las señales que seguimos al andar por nuestro camino.Yo he tomado decisiones, como todos, que me han conducido a la situación en la que actualmente me encuentro. Algunos calificarán mi comportamiento de insensato, otros me darán la consabida palmada en la espalda, otros cuchichearán cuando pase por su lado, y los más y los menos se formarán una descripción en sus cabezas sobre qué tipo de persona fui, soy y seré...Lo cierto es que me da igual. Al menos ahora sí, si bien lo que los demás opinasen de mí siempre ha sido fuente de llantos, depresiones, paranoias y noches de insomnio dando vueltas en la cama cavilando sobre cómo limpiar mi supuesto nombre manchado.Pero, ¿sabés una cosa? No se puede ser feliz si se intenta vivir a través de la felicidad de otros. No puedes mantener a todos los de tu alrededor contentos, no puedes satisfacerles para luego más tarde descubrirte a ti misma insatisfecha. Eso no es justo, ni para ti ni para aquellos que se creen tus amigos cuando en realidad son tus dueños. Y la culpa no es suya, o al menos no siempre. La culpa la tienes tú por alimentar dicha situación.
    Hasta que un día te dices que ya no más, hasta que un día tiras el sentimiento de culpabilidad por la ventana y rompes esas esposas invisibles con las que tú misma te ataste a compromisos inexistentes y a relaciones innecesarias e insanas. Hasta que dejas de sentir la necesidad de pedir perdón por lo que haces, piensas, escribes o dices. Y hasta que te das cuenta de que los demás pueden pensar de ti lo que quieran, ¿o acaso no tienes tú misma determinadas ideas, preconcebidas quizá, sobre las personas que te rodean?
    Así que aquí me encuentro hoy, sopesando mis decisiones, disfrutándolas y sin arrepentirme de aquel coste de oportunidad que dejé atrás.Porque ahora soy la reina en mi propio hogar y durante los fines de semana no tengo la necesidad de preguntarle al alcohol qué tipo de persona soy o cuántos amigos tengo. Las cervezas se han convertido en ese lujoso elixir que sólo nos permitimos una vez al mes, por lo que las saboreamos y bebemos como si de champán se tratase, mientras conversamos sobre hipotéticas situaciones que nos llevan casi siempre a discusiones acaloradas fomentadas por nuestra desacostumbrada tolerancia al alcohol. Echo de menos a las  jarras de cerveza, sangría y tinto ...Bueno, esa ha sido mi decisión. Y me importan una mierda los costes de oportunidad.



  • (back to the top.)